Supongo que no, que no me importó demasiado. Había muchos niños, estaba repleto. Pero cambié los valores y todo se ennegreció. Los borré de la escena. Me los cargué. Había decenas de niños jugando a la pelota y yo me los cargué. Quería que apareciesen negros, oscuros. Quietos. Mientras, un monitor hablaba con ellos sobre los agujeros de bala que había en las paredes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: